Reproducir vídeo

¿Qué son las trufas?

La humanidad lleva experimentando con sustancias psicoactivas como las trufas y los hongos desde hace miles de años. Los efectos y secuelas del uso de sustancias psicoactivas ya se han experimentado, investigado y probado ampliamente. Tanto en épocas anteriores como en la actualidad se usan los conocimientos y experiencias adquiridas con las sustancias psicoactivas para entender mejor la vida, mejorarla y darle significado.

¿Qué son las trufas mágicas?

Las trufas mágicas son hongos que crecen debajo de la superficie. Consisten en una amplia red de filamentos (el micelio) que en la superficie forman el fruto en forma de seta. En el pasado se usaron estas setas por sus efectos psicodélicos. En estos momentos, las setas están prohibidas porque los efectos activos varían mucho entre sí. 
 
Debajo del sustrato, la red de filamentos del hongo también forma el esclerocio, el órgano que el hongo usa para sobrevivir. Una especie de despensa en el que guarda el alimento. A esto se le denomina popularmente trufa mágica. Las trufas mágicas contienen, al contrario que las setas, una cantidad prácticamente constante de psilocibina (una sustancia alucinógena de la familia de las triptaminas). Allí donde las setas pueden presentar una variación de entre 0,2 mg y 1 mg por gramo con una humedad del 90 %, las trufas contienen alrededor de 1 mg por gramo de trufa fresca con una humedad de un 65 %.
 
Gracias a esta constancia, las trufas son muy apropiadas para su uso en microdosis. Según las últimas noticias científicas, esta sustancia tiene un gran potencial para detener las crisis mentales. Estudios recientes muestran que enfermedades tales como la depresión, la adición, la ansiedad y los trastornos por estrés postraumático pueden tratarse de forma bastante sencilla con esta sustancia. También hay resultados esperanzadores en el campo de las enfermedades neurológicas como el Parkinson y el Alzheimer.

¿Cómo actúa una microdosis?

Con una microdosis se toma periódicamente una pequeña cantidad de sustancia psicodélica, tan pequeña que no provoca efectos alucinógenos. Una microdosis hace efecto y se puede administrar como suplemento alimenticio, pero no afecta al consumidor. La microdosis actúa, en un segundo plano, de forma prácticamente desapercibida y ayuda a disminuir el estrés, la tensión y otros problemas. Este método abre nuevas posibilidades. Por eso, la microdosis es la solución.

Aplicaciones médicas

Una de cada cuatro personas sufre de una enfermedad psíquica en el mundo. Es una de las razones que provocan más problemas de salud mental y de incapacidad laboral. En torno al 2030 se estima que el coste de los medicamentos tales como los antidepresivos para combatir estos trastornos mentales ascenderán a 16 Billones dollar.
 
Estos medicamentos no son siempre eficaces y pueden provocar efectos secundarios adversos. Los pacientes comentan que se sienten emocionalmente anulados. Es decir, desaparecen las quejas, pero también otros sentimientos y emociones. La medicación prescrita contra las adiciones, el TDAH, la ansiedad y el TEPT pueden crear precisamente adición, por lo que, a largo plazo el remedio es peor que la enfermedad.
 
Según los estudios del Health Science Center de la Universidad de Texas (UTHealth) y los expertos del Imperial College London, la psilocibina, tiene el potencial de sustituir a los antidepresivos actuales en unos cinco o diez años.
 
Bajo el ojo atento de terapeutas fomados en la materia, el tratamiento con psilocibina puede significar una mejora inmediata y constante. Incluso, en situaciones de depresiones graves y pensamientos suicidas. El paciente experimenta una descarga emocional purificadora que cambia, por entero, su forma de ver la vida y sus circunstancias personales. Al tomar una sustancia psicodélica en pequeñas dosis, la llamada microdosis, se experimentan los efectos curativos sin alucinaciones o cambios de consciencia.

Prevenir es mejor es curar

Los estudios indican que tomar una microdosis de forma periódica ayuda a prevenir el estrés y la tensión. Y de aquí se derivan también, a su vez, otros efectos positivos diferentes como un mejor descanso nocturno, más energía y más creatividad. Los consumidores se sienten más abiertos en sus relaciones sociales con otra personas.
La microdosis ayuda a prevenir dolencias tales como el cansancio, el estrés y el síndrome del desgaste profesional.